lunes, 16 de marzo de 2020

Publicación del Qhapaq Ñan en el diario El Tribuno

El siguiente artículo fue publicado el pasado 12 de marzo de 2020 en el diario El Tribuno. Queremos agradecer a Fredi Minola de dicho diario por el espacio cedido y a Néstor Troncoso por las fotografías.



Texto original del artículo:

Patrimonio de la Humanidad. QHAPAQ ÑAN- Sistema Vial Andino. 

Por Christian Vitry (Arqueólogo. Director del Programa Qhapaq Ñan. Subsecretaría de Patrimonio Cultural. Secretaría de Cultura)


Desde el año 2014 la provincia de Salta tiene por primera vez lugares incluidos en la selecta Lista del Patrimonio Mundial de UNESCO. Se trata del Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino, que popularmente se lo conoce como “camino del Inca”.
El Qhapaq Ñan incluye a seis países andinos (Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina) y en nuestro país se extiende desde Jujuy, pasando por Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza. Por primera vez en la historia de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) se presentaron seis países con un proyecto en común, tarea que demandó más de una década de trabajo, pues se inició a raíz de la iniciativa de Perú en 2001.
Si bien el nombre alude a los caminos (Qhapaq = Principal y Ñan = Camino) en realidad se trata de una serie de sitios arqueológicos que, de manera complementaria, intentan describir la dinámica cultural de los pueblos prehispánicos en su máximo apogeo, antes de la llegada de los españoles. Sin embargo, gran parte de esta densa y compleja red de caminos que tuvo una extensión de unos 40.000 kilómetros, data de cientos de años antes de los Incas, ya que durante siglos hubo una intensa comunicación e intercambio en el área andina con conexiones a la costa del Pacífico y las selvas orientales. Se supone que fue durante el gobierno del Inca Pachacutec, en el siglo XV, cuando se produjo una gran extensión territorial, donde se mejoraron e incorporaron nuevos caminos y mucha infraestructura relacionada al mismo.
Los caminos incaicos se construyeron con una finalidad práctica en función del tráfico pedestre de hombres (entre los que se encuentran los conocidos chasquis o mensajeros) y animales, es decir las llamas, que con su capacidad de transportar entre 30 y 40 Kg en su lomo, eran muy utilizadas para el traslado de minerales y productos de toda índole entre diferentes regiones del imperio.
A pesar de los miles de kilómetros en que se entretejen estos caminos arqueológicos existen similitudes constructivas que los hacen característicos y únicos.  Donde el terreno era aplanado trazaban una recta perfecta, a veces de varios kilómetros como el caso de la recta de Tin Tin, actual ruta vehicular de los Valles Calchaquíes que fuera otrora camino precolombino; otro elemento distintivo fue el de unir dos puntos o localidades empleando la menor distancia posible, sin por ello olvidar u obviar la disponibilidad de agua y la menor inclinación del terreno.  Las diferentes técnicas aplicadas a la construcción de estos caminos se adaptaban sobremanera a los viajeros, cuyo objetivo estaba orientado a reducir a la mínima expresión el esfuerzo y desgaste  físico.
El alto grado de sofisticación constructiva estuvo representado por los puentes fijos, puentes voladizos de madera o roca, puentes colgantes, puentes flotantes, escalinatas, cables carriles, rampas y enormes taludes o paredes artificiales construidas sobre precipicios y laderas abruptas, a fin de mantener la línea del camino y el nivel altitudinal.
En Salta, los sitios que forman parte del Qhapaq Ñan son: El complejo arqueológico del volcán Llullaillaco, conformado por ocho sitios arqueológicos que se distribuyen desde la base de la montaña (4.900 m) hasta la cumbre (6.739 m) unidos por segmentos de caminos ceremoniales. Cabe destacar que en esta montaña, hace dos décadas se produjo unos de los hallazgos arqueológicos más impactantes del Norte Argentino, que se encuentra conservado y exhibido en el Museo de Arqueología de Alta Montaña. Por otra parte, ubicado en la Quebrada del Toro tenemos el complejo arqueológico de Santa Rosa de Tastil, uno de los sitios arqueológicos preincaicos más grandes del país, donde se muestra el alto grado  de desarrollo que tenían los habitantes de esta región antes de la llegada de los Incas a principios de 1.400 de nuestra era. En Tastil observamos viviendas de diferentes tipos, plazas públicas, calles principales y secundarias, espacios ceremoniales zonas de corrales, basurales, cementerios y alrededor manifestaciones de arte rupestre representadas en miles de bloques, siendo uno de los lugares de mayor concentración en América. Los sitios del Qhapaq Ñan siguen en los Valles Calchaquíes en dos sitios emblemáticos como son Los Graneros de La Poma y Potrero de Payogasta; el primero consistente en una cueva con silos construidos con barro para el almacenamiento de granos y otros productos y Potrero de Payogasta se destaca por la conservación de un muro de 8 metros de altura que formaba parte de una Kallanca Inca, esto es una especie de galpón junto a una plaza en cuya parte central hay una plataforma ceremonial denominada Ushnu, que es donde se paraba el dirigente Inca y se dirigía a su gente. Este lugar debió ser un centro administrativo de importancia en el sector Norte del Calchaquí. Finalmente, un tramo de camino Inca que vincula la Quebrada del Toro con el valle Calchaquí, atravesando por la cuesta de Ingañan y pasando por Las Capillas, donde se pueden pescar truchas y comer productos agrícolas frescos, además de los deliciosos quesos de cabra.

Acciones de conservación junto a las comunidades
La gestión y cuidado de todos estos bienes está a cargo del Programa Qhapaq Ñan, dependiente de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural, en el ámbito de la Secretaría de Cultura que dirige Sabrina Sansone. Desde este ámbito se generó un proyecto sin precedentes en nuestro país denominado “Programa de entrenamiento para trabajos de conservación del Qhapaq Ñan”, con fondos provinciales y del BID (Préstamo BID 2835/OC AR).
El objetivo principal consiste en realizar tareas de conservación de los sitios arqueológicos que forman parte del Qhapaq Ñan junto a las comunidades, en tal sentido, se crearon espacios de capacitación para el intercambio de saberes relacionados con técnicas constructivas arqueológicas y actuales. La capacitación está a cargo de la arqueóloga cusqueña Amelia Pérez Trujillo y los profesionales del Equipo Qhapaq Ñan. El primer ciclo se realizó en Tastil, donde se capacitaron a 15 personas de diferentes parajes de la Quebrada del Toro y la Puna. En el sitio se realizaron tareas de consolidación y conservación, llegando a intervenir unas 70 estructuras. La responsabilidad de la logística (comida, alojamiento, traslados etc.) estuvo a cargo de la Asociación de Emprendedores de los Cerros “Turu Yaco”, que desarrollaron un excelente trabajo.
Por otra parte, se realizaron trabajos de conservación en un tramo de camino Inca que va desde la Quebrada del Toro hasta el Valle Calchaquí, logrando restaurar 25 Km de caminos incaicos desde Tastil hasta Las Capillas, constituyéndose en el primer tramo de camino arqueológico en ser restaurado en Argentina.
Entre fines de diciembre de 2019 y enero del presente año se dio inicio al segundo ciclo de capacitación y tareas de conservación que se realizará durante todo el 2020 en el Valle Calchaquí. La instancia de capacitación está dirigida a miembros de diferentes comunidades y parajes que fueron seleccionados por las Unidades de Gestión Local del Qhapaq Ñan de La Poma y Potrero de Payogasta, mientras que el trabajo de logística está a cargo de la comunidad “La Unión de Diaguitas y Calchaquíes de El Rodeo”, quienes reciben los fondos y se encargan de proveer todas las comodidades (comida, alojamiento, traslado, etc.) para los becarios y profesionales que trabajan en los sitios del Patrimonio Mundial.
Tener sitios del Patrimonio Mundial en nuestro territorio representa un orgullo y también una gran responsabilidad. Todo este trabajo que se viene realizando de manera conjunta con las comunidades permitirá el pleno disfrute de estos lugares que testimonian parte de nuestra historia prehispánica y actual.



Qhapaq Ñan inicia un relevamiento de arte rupestre en Tastil

  El sitio arqueológico de Tastil, además de ser uno de los poblados urbanos prehispánicos más grandes del país, posee también en sus zonas ...